jueves, 20 de abril de 2017

Cucuruchos

Antes opinaba que pensar mucho equivalía a tener demasiado tiempo libre y que verbalizar nuestros pensamientos, en ocasiones, podía afectar gravemente a nuestra salud y a la de los que nos rodean. Otras veces, solo hace que los demás duden de nuestra cordura (incluso puede que nosotros lo hagamos).
No obstante, creo que la Semana Santa es un periodo de tiempo que invita a la reflexión. Mucho  recogimiento, procesiones, iglesias, cucuruchos andantes o por lo menos vacaciones.
Hace tres años, vi por primera vez en mi vida una procesión con sus pasos, su vino, su gente descalza y sus pipas en el suelo. Las pipas son fundamentales, si son de Facundo mejor que mejor. He de decir que me impresionó bastante, pues yo no conocía este tipo de celebración. De hecho, gracias a ese viaje a tierras del norte del territorio español descubrí ciertos aspectos de la mitología cristiana que me ayudaron a entender el protocolo de carrozas, tambores y gente sin zapatos con la que estaba cayendo. Porque esa es otra: Haga el tiempo que haga, llega Semana Santa y ¡llueve!

martes, 14 de febrero de 2017

Te quiero

Te quiero. La frase inacabada más bonita de la historia de la humanidad. Y es que de finalizarla perdería todo su encanto. Pues no es tan bonito escuchar: "Te quiero para que me cocines", "te quiero para que me laves la ropa", "te quiero para que me dejes los apuntes" (algo muy común cuando uno va a clase). Hay otras variantes de esta oración que gustan más como: "Te quiero para que me abraces", "te quiero para que me acaricies", "te quiero para sentirte a mi lado". Pero detrás de ellas también hay un objetivo que marchita la esencia del querer en estado puro. Como una rosa en un florero con petróleo.
Yo quiero que me quieras, pero si no me quisieras tampoco podría dejar de quererte por más que quisiera. Pues por más que uno quiera no es dueño de a quien se quiera. El querer no tiene dueño ni explicación, no hay fórmulas matemáticas para lograr que a quiera a b y b quiera a a: a . Q . b = b. Q .a
Yo he dejado de pensar en por qué te quiero, porque por más que lo pienso he llegado a la conclusión de que simplemente te quiero.

domingo, 12 de febrero de 2017

La hija del Caníbal

Lucía se va a ir de viaje a Viena con su marido. Pero éste desaparece en el baño del aeropuerto antes de comenzar la marcha, así pues, la travesía toma otros derroteros. La protagonista está convencida de que han secuestrado a su esposo y se pone a investigar su desaparición. Para ello cuenta con la ayuda de un señor mayor y un chico joven.
El primero participa con su experiencia y  múltiples anécdotas con un trasfondo histórico bastante bien dibujado; mientras el segundo aporta esa vitalidad y frescura necesaria. En medio de ellos: Lucía. No solo por tener una edad intermedia entre estos dos hombres, sino por ser mujer, estar un pelín aburguesada y desarrollarse internamente a lo largo de toda la novela. No comienza siendo tan joven como el chico ni acaba siendo tan sabia como el viejo, pero avanza en su propio proceso personal.
La investigación de la desaparición del marido hace que la novela sea parcialmente detectivesca, las aportaciones históricas del anciano enriquecen el contexto y el crecimiento personal de la protagonista tiene tintes feministas que abogan por la salida de la zona de confort, la liberación de la mujer y el papel de esta como ser humano y no simple apéndice.
Pueden parecer demasiados ingredientes para una misma obra, pero están tan bien mezclados que son como la piña en la pizza. Es el primer libro que leo de la autora y, sin duda, mi favorito. Con él me enganché a su estilo y dejé de tenerle coraje (aquí explico por qué).
Pudiera parecer que la autora habla y se identifica a través de la protagonista, pero en varias entrevistas ha asegurado que no es así. No obstante, opino que Rosa Montero impregna sus obras con su esencia. aporta pequeños detalles, tanto en personajes principales como secundarios, que la podrían describir o dar pistas de cómo es o en qué piensa. O, por lo menos, esa es la sensación que tengo al leer sus novelas.
¿Conocen a Rosa Montero? 
¿Han leído algo de ella?

viernes, 10 de febrero de 2017

¿Cómo practicar idiomas? Ich schenk dir mein Mann

La destreza con los idiomas no solo se logra cuando uno deja de tener miedo a equivocarse, sino que se pierde con facilidad cuando uno deja de practicarlos. Para lograr interiorizar una lengua, debemos mantenerla "viva" en nuestro día a día. Se trata de mimetizarla con nuestras rutinas y no de crear artificialmente momentos para estudiar. Claramente, si logramos esto último, reforzaríamos aún más ciertos aspectos de la lengua que tienen que ver con la memorización, como pueden ser la gramática o un creciente vocabulario. Pero lo malo de la creación de escenas artificiales en nuestra vida cotidiana es que éstas pueden convertirse en una especie de obligación que nos dé pereza y nos haga perder el interés, porque hay que buscar un momento y un tiempo que quizás no tengamos.
Por ello me gusta combinar el idioma con una rutina cualquiera que ya de por sí haga sin que me apunten con una pistola en la cabeza y que además me guste. Por ejemplo: Me gustan las películas. ¿Por qué no verlas en inglés? Y si encima lo hago mientras plancho o cocino, no solo habré realizado una tarea "necesaria", sino que me habré dado un "capricho", ver la película; y además habré aprovechado para practicar inglés.
¿Tienes que conducir? Pon música, lo creas o no, no solo te mantiene despierto en horas intempestivas a un volumen medio, sino que al intentar cantar mentalmente (o no tan mentalmente) mueves las cuerdas vocales intentando imitar la pronunciación.
Pero ¿qué pasa cuando quieres practicar un idioma no tan común? Tranquilo, ¿te gusta leer? A mi también, por eso intercalo libros en otras lenguas entre mis lecturas. ¿Qué leer? Pues depende, si estás empezando  a aprender ese habla, prueba con cuentos infantiles, luego con juveniles y finalmente con novela romántica o policiaca (según tus gustos).
Si disfrutas más con los amoríos que con los cadáveres y tienes un nivel medio de alemán "Ich schenk dir mein Mann"  de Claudia Keller podría interesarte. Nuestra protagonista es Hanna, una mujer aparentemente afortunada, casada con un hombre de estudios, con dos hijas maravillosas y una casa divina y estupenda en la que no le falta nada de nada. Todo marcha de perlas hasta que poco antes de celebrar su vigésimo octavo aniversario de boda se entera de que su marido la está engañando. En ese momento, intenta cambiar caserón con marido incluido a cambio de una casa normal y corriente. Es una novela bastante chistosa y entretenida. Nada que te haga más inteligente, pero  está bien para llevártelo a la playa y aprovechar del solecito y la brisita.
¿Ustedes también leen en otras lenguas? 
¿Aplican alguna de estas "técnicas" en su aprendizaje? 
Me encantaría que compartiesen su experiencia. 

miércoles, 8 de febrero de 2017

Crónica de una muerte anunciada

De nuevo les vengo a hablar de una obra de Gabriel García Márquez. Se trata de una historia que comienza por el final, relatada a posteriori por un testigo. Forma parte de una de esas obras "malditas" de muchos adolescentes hartos de que las lecturas obligatorias les quiten las pocas ganas que pudieran tener de introducirse en el fantástico mundo de los libros. Lo que podría haber sido un maravilloso viaje entre páginas rodeado de retratos dirigidos por el timón de nuestra imaginación en simbiosis con la del autor puede convertirse en una pesadilla.
La primera vez que tuve este texto entre mis manos la sensación fue de este tipo. El principio funesto no me animaba  a seguir y la cantidad de personajes me hacía liarme aún más. No supe apreciar la obra hasta años después. El ritmo de la novela es pausado pero constante. La sensación que trasmite es de de impotencia total, pues el protagonista muere nada más comenzar y la culpabilidad no parece nada clara. Se ha hecho lo que tocaba hacer, sin pensar mucho en si era lo correcto o no; o en si él era el auténtico culpable. Hay una mala conciencia generalizada a lo largo de la obra en la que los estereotipos y las costumbres relativas a la honra de la familia y el deber del hombre son de vital importancia. Es como si se supiese que se está obrando mal, uno ejecuta una orden y en definitiva ese es su deber. Una metáfora perfecta de la cosificación del ser humano en a que deja de pensar y se convierte en una máquina.

lunes, 6 de febrero de 2017

El coronel no tiene quien le escriba

Un coronel retirado malvive en una casita con su esposa y un gallo que le dejó su difunto hijo.
Cada semana baja a correos a ver si le llega su pensión. Ésta parece demorarse y mientras tanto se ven obligados a empeñar los pocos objetos de valor que tienen para poder sobrevivir.
Hasta que al final solo les queda el gallo. Deciden venderlo, pero en el último momento cambian de opinión, pues el coronel prefiere alimentarlo bien y hacerlo pelear en enero.
Discute con su mujer acerca la decisión de quedárselo y de la manutención del animal, el único recuerdo que les queda de su hijo. Mientras tanto esperan a esa pensión que nunca llega o a esa pelea que tiene que ganar el animal para sobrevivir.
Es una novela bastante corta de Gabriel García Márquez. Quizás la menos conocida, pero bastante singular, pues pese a lo breve que es, el sentimiento de la espera se hace interminable, agotador y quizás agónico.
No se trata de una novela pesada, pero el sentimiento de "esperar a que cambien las cosas" y la impotencia de no adaptarte a las necesidades crea una congoja considerable.

sábado, 4 de febrero de 2017

Tres funerales para Eladio Monroy

En Las Palmas de Gran Canaria vive Eladio Monroy, un señor retirado un tanto cascarrabias con ese humor negro velatorio tan favorecedor. Va un poco a su bola, como quien dice, paseando por las calles y sentándose en los bares que le gustan. Tiene una ex-mujer que prefiere no recordar y una amiga que vive cerca y le aguanta tal y como es, aunque a él le cueste trabajo pensar que pueda haber alguien así.  Para ganarse un extra que complemente su pensión, se dedica a aceptar "trabajillos" de dudosa legalidad.
El señor tiene ya sus añitos y es como el diablo que no sabe tanto por diablo, sino por lo viejo que es. Los contactos que tiene le ayudarán a llevar a cabo sus "misiones", pero alguna que otra vez se verá metido en un atolladero bastante peligroso.
Destacan las pinceladas de humor, las descripciones y el desarrollo del personaje principal. Se trata de una novela negra de Alexis Ravelo en la que nos da un paseo por su ciudad natal. Sobre todo en la primera mitad del libro podemos disfrutar del ambiente capitalino. Luego se centra más en el carácter de Eladio que protagoniza otros libros posteriores. Aunque un tanto expositiva en un principio, el estilo del autor es ágil en general y hace que la obra sea bastante ligera y de lectura fácil.

jueves, 2 de febrero de 2017

La oscura historia de la prima Montse

Montse es una chica que vive en la Barcelona en los años 60 en el seno de una familia acomodada.
Es voluntaria es una organización católica que tiene un programa para "ayudar" presos. Montse acaba enamorándose de uno de ellos e intenta ayudarle en cuanto este sale en libertad.
Pero una vez este sale, se topa con la realidad. El supuesto auxilio de la iglesia parece ser de boquilla, pues una vez el chico sale de las dependencias penitenciarias el amparo de la institución eclesiástica brilla por su ausencia. El rechazo también viene de parte de la familia de ella, pues mientras iba de voluntaria a la cárcel a todos les parecía una actitud digna de admiración, pero en cuanto buscó respaldo entre los suyos para socorrer al recién salido nadie quiso cooperar, pues consideraban que ya se había hecho lo suficiente y que mezclarse con un ex-presidiario era una actitud poco decorosa a la par de peligrosa.
Todo esto lo cuentan a modo de recuerdo dos de sus primos mientras se dan amor entre ellos.
Se reflejan claramente las buenas acciones de postín, en las que ayudar queda muy bien en las fotos y desde la distancia. Siempre juntos, pero no revueltos. No es tan importante tener buenas intenciones, sino que estas queden bien. Y si son malas acciones y no se cuentan, no existen. De esta manera, el incesto y la infidelidad quedan totalmente justificados dentro de "las cosas de casa".
Es una novela muy recomendada, desde mi punto de vista, pues te hace sentir el ambiente, la tensión y el deber de la época.

miércoles, 1 de febrero de 2017

TBR Febrero 2017

Las buenas intenciones son flor de enero. La transformación de éstas en realidad es más bien simiente de febrero con posible cosecha en marzo.
Del mes pasado arrastro dos o tres lecturas, según se vea.
-Las Metamorfosis de Ovidio me acompañan desde el año pasado, pues es una obra de esas que me gusta disfrutar y que no quiero que se me acabe. Se trata de una relectura que probablemente acabe este mes porque ya no quiero dilatar más su estancia en mi mesilla.
-Para comenzar con Stephen King escogí Apocalipsis y se me está haciendo cuesta arriba. Terminé el primer volumen (mi edición tiene dos) más por cabezonería que por ganas, la verdad. me gustaría terminar la segunda parte este mes para saber si "mejora" y saber cómo acaba. Si alguien se lo ha leído, por favor que me comente si le gustó. Quizás no escogí el ejemplar adecuado para comenzar con este autor. Si tienen alguna sugerencia, me encantaría que me la diesen.
-Para mi reto anual, quería continuar con las Crónicas Vampíricas. Voy por el tercer volumen. Me gusta, pero no me enganchó tanto como el primero.

En cuanto a retos propios de este mes, quiero leerme:

-Drácula de Bram Stocker para el reto de Beleth.

-Un libro de Rosa Montero. Probablemente caerá Amado amo, pero no lo tengo muy claro.

-La serie de Manolito Gafotas de Elvira Lindo para equilibrar un poco las lecturas y porque me apetece:
  1. Manolito Gafotas 
  2. Pobre Manolito 
  3. ¡Cómo molo! 
  4. Los trapos sucios 
  5. Manolito on the road 
  6. Manolito tiene un secreto 
  7. Yo y el Imbécil 


¿Qué les parece? ¿Ustedes que tienen pensado leer este mes?

sábado, 28 de enero de 2017

El diario de Bridget Jones

Esta novela de Helen Fielding, que podemos englobar dentro del género literario "chic lit", nos cuenta la historia de Bidget, una treintañera que se propone varios propósitos para el año nuevo: dejar de beber tanto, adelgazar y encontrar novio. La protagonista escribe un diario, cual adolescente, en el que nos relata qué tal va alcanzando sus objetivos. Principalmente nos cuenta lo insatisfecha que está con su vida amorosa, pues no encuentra marido. Para ella es muy importante, pues es lo que le han enseñado y siente que ha fracasado, pues su familia y la sociedad en general espera que una mujer de treinta años ya esté casada y tenga su "vida hecha" (al menos en la novela). Tiene varios amigos que le dan consejos para ayudarla a alcanzar sus objetivos entre copa y copa. Hay por ahí amoríos varios entre un abogado divorciado que los padres quieren encasquetarle, su jefe y alguno más.
Es uno de esos libros que te llevas a la playa y no te importa que se te llene de arena. Sin más. No tiene otro cometido que no sea el de entretener. La historia es simple, repetitiva y está cargada de estereotipos. Desde mi punto de vista, hay otras novelas de este género con protagonistas femeninas más interesantes y una trama menos predecible. 

jueves, 26 de enero de 2017

Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas

Nos encontramos ante la novela más famosa de Lewis Carroll. Se trata de un cuento para niños y algunos no tan niños que ha sido llevada a la gran pantalla y ha servido de inspiración para muchas obras de teatro a lo largo de la historia. Dicen que es una de esas historias que si releemos encontraremos más significado que la vez anterior u observaremos pequeños detalles que han escapado a nuestro entendimiento en la primera lectura. Sinceramente, espero que esto sea así, pues a mi no me ha parecido tan extraordinaria. Quizás sea porque tenía unas expectativas muy altas depositadas en esta obra o porque simplemente no la haya leído en el momento apropiado.
Se trata de una especie de fábula fantástica un tanto psicodélica ligada a un entramado pseudofilosófico que roza el sinsentido. Las metáforas son la clave de este texto. Pueden ser interpretadas de distinta manera o ignoradas según quién las lea, pero esto no afecta al entendimiento de la trama en sí.
Cuenta la historia de una niña a la que no le gusta leer libros que no tengan dibujos, sean muy gordos o tengan la letra muy pequeña. Mientras su hermana se enfrasca con un ejemplar que cumple las características descritas, ella decide aburrirse al sol. Le da muy fuerte porque es verano y empieza a tener alucinaciones. Le da por perseguir a un conejo vestido con prisa, por comer cosas que se encuentra en el suelo y cosas varias que no debemos hacer en la vida real.
Bromas aparte, es un libro que, con ayuda de la imaginación, nos invita a reflexionar.

martes, 24 de enero de 2017

La sonrisa etrusca

Salvatore es un campesino italiano curtido y un tanto cascarrabias con toda una vida a sus espaldas.
Ha sido un revolucionario y ha tenido siempre las ideas muy claras.
Para visitar al médico se traslada a Milán junto a su hijo y la mujer de éste. Nada más llegar a la ciudad empieza a echar pestes, pues como el campo no hay nada para él. El ambiente moderno de la gran ciudad lo hace sentirse fuera de lugar, pero debe permanecer ahí, porque "la Rusca", el cáncer que padece le devora día a día lo que le queda de su vida.
Lejos de ser un viejo desvalido, Salvatore es puro carácter, pero se va enterneciendo con la compañía de su nieto Brunettino. El bebé le devuelve la vida que la Rusca le arranca. Se convierte en su confidente, pese a que no puede contestarle. El abuelo quiere salvarle de a ciudad y de la vida moderna, para llevarlo a las montañas. Por ello, cuando conoce a unos etnógrafos interesados en que él les relate su vida, accede encantado, pues quizás de esta manera logre trasmitir  lo que quiere a su nieto cuando éste sea mayor y la Rusca lo haya digerido.
Nuestro protagonista, pese a querer irse de nuevo a sus montañas, descubre la ciudad poco a poco. Busca pequeños detalles que lo trasporten a su hogar en el campo. De esta manera, se enamora incluso y aprender a conceptualizar una nueva idea de "mujer". Ya no solo distingue entre la mujer para la casa y la mujer para el sexo, sino que encuentra al amor de su senectud y siente lo que antaño percibía por Salvinia, la amada que, con los años, en recuerdo se convirtió.

domingo, 22 de enero de 2017

El sabor de la miel

Salwa Al Neimi nos ofrece una defensa del sexo por el sexo en 185 páginas en las que combina textos antiguos a su argumentación. Se trata de un manifiesto en favor de la pasión, el erotismo y el deseo. Nos muestra que la lujuria y la concupiscencia no tienen por qué ser valores negativos que mancillen el honor de una mujer.
La protagonista de este relato es una apasionada de los relatos eróticos árabes. Le encanta la manera la que los antiguos hablaban de las relaciones físicas sin disimulos. Tacha a la lengua árabe actual de retrógrada por buscar palabras extranjeras para referirse a acciones o partes del cuerpo que están relacionadas con el acto sexual. No entiende que esto sea así cuando el árabe es la lengua del sexo. En medio de esta argumentación nos relata cómo son sus relaciones sin tener por qué esconder nada.
Se trata de un texto explícito, erótico, si se quiere, que lejos de ser soez o vulgar, logra transmitir la belleza que puede haber detrás de un encuentro sexual cualquiera. Nos muestra la imagen de una mujer emancipada y desinhibida que no tiene por qué rendirle cuentas a nadie pero que es consciente de los tabúes que hay a su alrededor.
Considero que es un texto bello, poético quizás, que nos habla de una realidad y de un deseo.

viernes, 20 de enero de 2017

La pasión turca

Esta famosa novela de Antonio Gala nos describe la vida de Desirée. Una muchacha de Huelva que vive en el seno de un matrimonio tradicional de lo más aburrido y monótono. Es decir, un matrimonio español, patriarcal y convencional al uso. Esta queda prendada de un guía en un viaje y decide dejarlo todo para vivir sus pasiones.
Nos envuelve en un ambiente oriental cargado de incienso, rosas y Kohl muy acogedor. Al menos en parte.
Teóricamente, el relato se ha construido con unas cartas que escribía la protagonista como base. En ellas contaba sus emociones y el calvario físico y emocional que sufría por amor.
De todas maneras, considero que no ha sido capaz de plasmar el trasfondo en el lugar de la mujer. No ha sido una simbiosis, sino una especie de lucha entre géneros en la que los estereotipos hacen perder la batalla a las féminas. Se muestra a la mujer como una tonta por ser  soñadora y sufridora al mismo tiempo. El hombre, en cambio, sabe estar y lo ve todo desde un limpio cristal (al que le ha sacado brillo la mujer, por supuesto). Al menos es como lo he sentido.
La historia en sí no tiene una trama muy elaborada, son interesantes las descripciones del padecimiento de la protagonista, pero no me ha terminado de convencer.

miércoles, 18 de enero de 2017

Beatriz y los cuerpos celestes

Beatriz es una joven madrileña que vive en Edimburgo desde hace cuatro años.
Tiene sus gustos y aficiones como cualquier persona normal. Pero sus emociones son solo suyas.
En estos cuatro años ha aprendido mucho, pues ha vivido y gracias a ello se ha descubierto.
Aún así, su mente vuelve a Madrid con mucha frecuencia. Sus amistades, sus aventuras y la manera de verlas en el día de hoy. Las observa desde la lejanía, como cuando miramos la luna y las estrellas por la noche, pero aún así esos recuerdos están más cerca que su propia realidad. La añoranza que siente hacia esa adolescencia, sobre todo hacia Mónica, hacen que viva de forma autómata, perfectamente integrada en la vida de los demás, pero sin pertenecer a la suya.
Cat y Ralph forman parte de esa realidad de paja en la que vive su cuerpo.
Mónica es tan real como lo son sus sueños y anhelo que siente por ella no desaparecerá hasta que vuelva.
Nos encontramos ante una novela bastante cortita y muy bien escrita, para mi gusto. En la que se tratan la sexualidad y las drogas en la juventud en ese Madrid pijo y destartalado de los años 90. Acompaña a lo largo de todo el libro una metáfora entre la vida y el universo bastante curiosa, aunque hay quien la pueda encontrar cursi, poco acertada o sobrante.

lunes, 16 de enero de 2017

Amor se escribe sin Hache

Aparentemente una "simple" parodia a la novela romántica que esconde muchas otras críticas cargadas de sarcasmo, ironía, pero sobre todo buen humor.
Los protagonistas son Lady Brums, una señora muy moderna que disfruta de la vida con un repertorio de amantes acorde a sus necesidades, emancipada y que sabe lo que quiere, o quizás no, pero eso forma parte de un segundo plano poco trascendental. Zambombo, por su parte, es un enamorado de la vida, prendado de Lady Brums. Digamos que conforman la perfecta antítesis de pareja al uso en las novelas románticas.
Aún así, no podemos decir que el "romance" en sí sea el protagonista de esta novela, sino el hilo conductor que sirve de tendedero para poder colgar cada una de las perlas humorísticas que el autor nos presenta.
Unas cuentas tan dispares y variopintas que conforman un collar de lo más barroco y singular. Pues cada "capítulo" o sección del libro sigue una especie de orden aleatorio, desigual y de lógica particular que nos hace perdernos un poco si creemos que hay un camino que recorres.
La lectura de esta obra puede asemejarse al paseo por una selva tropical. Machete en mano y con la mayor concentración puedes adentrarte en lo más profundo y encontrar un claro con césped artificial y piscina climatizada. De pronto buscar lógica se convierte en algo completamente absurdo, pero para que la lectura no roce lo demencial, es necesario mantener la concentración, leer pequeños pasajes.
Ojear o echar una mirada rápida para empaparte del contenido es totalmente imposible, pues no hay cabida para la lectura ágil.
Se trata de una obra a a que hay que dedicar tiempo si se quiere disfrutar. De lo contrario acabaremos con la cabeza hecha una zambomba.

sábado, 14 de enero de 2017

El fantasma de Canterville

Muchas veces intentamos proyectar una imagen muy concreta  de nosotros mismos que provoca una reacción muy distinta. ¿A ninguna le ha pasado? En el aeropuerto, por ejemplo, vas muy divina tú con tus leggings, tus botitas, tus gafas de sol, tu abrigo oversize de estos que tanto se llevan y esas ondas surferas de lo más in. Pasas por el control de seguridad y acabas en calcetines, con las ojeras hasta los carrillos y los cabellos tan embrujados que el de seguridad te pide que te pongas aun lado para hacerte una pruebita antipsicotrópicos porque la pinta de mendiga que tienes le pone alerta. Tu voz de recién despierta refuerza aún más la pinta de borracha que llevas y ya, si te tambaleas para volver a ponerte las botas, ni te digo.
Pues tú imagínate que eres un fiero fantasma y no consigues asustar a la gente y que te acaban haciendo las bromas a ti. Vives en un castillo muy tranquilote tú, con tus cadenas, tu cuerpito transparente, tu repertorio de ruidos extraños para alejar a cualquiera que se atreva a entrar y llega una familia.
Te pones manos a la obra para espantarlos y, lejos de temer tu presencia, se enorgullecen de ella y les pareces de lo más divertido. ¡Ni que fueras una payaso!
Te ofendes, claro está. Sacas tus armas de espíritu tenebroso y lo único que consigues es enojar a la señora de la casa porque te empeñas en hacer aparecer una mancha de sangre en la alfombra que la mujer intenta hacer desaparecer con aguarrás. El marido quiere exhibirte en un circo o poco menos. El chiquillo te trae por la calle de la amargura y tú ya no sabes qué hacer. Menos mal que hay alguien que te entiende...
Se trata de un clásico muy corto que se lee en nada y menos, pero que entretiene. Quizás un ejemplar bueno con el que comenzar si quieres alejarte de tu zona de confort y dejar por un momento las novelas juveniles aun lado.

jueves, 12 de enero de 2017

La muerte de Lord Edware

Sí, otra vez Agatha Christie. Lo sé, pero me encanta, porque aparte de ofrecernos una historia policíacodetectivesca nos da una visión del panorama de la época. En esta ocasión, nos muestra el rol de la mujer en la sociedad, la importancia de la posición social y varios estereotipos que van asociados con la feminidad aún a día de hoy.
Nos logra transportar a esa época en la que las mujeres llevaban esos característicos vestidos pomposos de tul (como los de la serie "Mujercitas") y esos sombreros amarrados al cuello. Esos pasitos cortos y gráciles de las damas con sus ayuda de cámara y sus sirvientas.
Una época en la que el divorcio se da, pero tiene repercusiones muy distintas y sobre todo transmite una imagen diferente a las que se le pudieran atribuir a nuestros días.
Hay mujeres de varios tipos, pero principalmente histéricas (las que se salen lo más mínimo de los convencionalismos) y las señoras "como deben ser". Es cierto que no obtenemos una mirada tan femenina ni profunda como con una obra de Virginia Wolf o Jane Austen y que el trasfondo cultural no se enfatiza, pero ahí está. Es una novela de misterio de ritmo ágil que se ambienta en la Inglaterra de la industrialización.

martes, 10 de enero de 2017

Asesinato en el Orient Express

Hercule Poirot, el famoso detective de bigotes enroscados y modales repipis, se encuentra en un tren con un señor que dice que le van a matar y le pide ayuda. El estrambótico belga le dice que no gusta su careto y que no cuente con su colaboración.
El sujeto muere y el sabueso se pone manos a la obra:
Debido a una nevada muy fuerte están parados.
El tren va demasiado lleno teniendo en cuenta la época del año y los ocupantes son de lo más variopintos.
A simple vista, no se conocen entre sí y no tienen ningún móvil.
Hay muchas pistas, pero cada una señala a un sospechoso distinto. ¿Habrán sido puestas a posta?
¿Cuál es el verdadero crimen? ¿Quién es la víctima y quien el verdugo? ¿Qué importa más: la ley o la justicia? El secreto está en el kimono escarlata.
Nos encontramos ante una de las novelas más conocidas de la genial Agatha Christie en la que hay varios elementos muy característicos de la autora: Muchos personajes, un tren y el enigmático investigador.
La actitud pedante del señor Poirot llega a irritarme, aún así, el estilo ágil de la autora convierte sus obras en un perfecto alivio para las resacas literarias; ideal para esos días en los que una prosa enrevesada o unas ideas muy profundas no tienen cabida entre mis lecturas de almohada. 

domingo, 8 de enero de 2017

Propósitos lectores 2017

Todos los años por estas fechas los buenos propósitos inundan nuestro entorno. Que si vamos a comer más sano, apuntarnos al gimnasio, pasar más tiempo con la familia, etc.
Una agenda nueva, un panel de objetivos y mucha motivación después de ese empache a polvorones que nos hemos otorgado.
¿Qué pasa? Que cuando se nos pasan los efectos de las peladillas nos topamos con la realidad. Esos objetivos que nos hemos marcado nos empiezan a agobiar porque vemos lo que nos cuesta cumplirlos y ya no son una meta sino una obligación.
Llega la primavera que la sangre altera, decimos "ahora sí que sí", nos apuntamos al gym para la operación bikini. Se nos fríen las neuronas con tanta kalima y hasta septiembre no nos hemos acordado de ir. Decimos "ahora sí que sí", nos olvidamos de todo lo planificado en enero. Borrón y cuenta nueva; y entre mazapán y mazapán vuelta a empezar.
Aún así, y a riesgo de cambiar por completo mi opinión, les presento mis propósitos lectores para este año:
-Leer las 12 novelas de Rosa Montero que aún no he leído.
-Leer 12 novelas de Agatha Christie, para acercarme un pelín más a mi meta de leer todas sus obras.
-Llegados a este punto ya tengo 24 novelas "elegidas", así que mis próximos propósitos no son tan numerosos, pues ya he llegado al ecuador de lo que me quiero leer (50 libros en total) y no deseo condicionar todas mis lecturas.
-Así que sumo leer al menos dos de los siguientes títulos:

  • Drácula de Bram Stoker.
  • El Nombre de la Rosa de Umberto Eco.
  • Madame Bovary de Gustav Flaubert.
  • Los mandarines de Simone de Bouvoir.
  • Hamlet de Shakespeare.

-También me gustaría leer algo de Nietzsche.
-Continuar con las Crónicas vampíricas.
-Y leer 5 libros en papel.
¿Me he pasado? Igual...¿¡Quién sabe!? Ya lo veremos.

¿Tienen propósitos lectores para este año? 
Me encantaría saberlos :)

domingo, 1 de enero de 2017

¿Dormimos juntos?

La protagonista de este escrito comienza quejándose de lo mucho que se ha vendido la trilogía de "cincuenta sombras de Grey" mientas ella como escritora no puede vivir de los libros. Muy bien. Todos nos quejamos. Yo la primera. Lo iba a dejar. Era mi propósito para año nuevo, pero creo que es más factible que me apunte al gimnasio. ¡Fíjate tú lo que te digo!
Entonces, muy indignada ella, decide escribir un relato erótico que la forre. Para ello, se  encierra con un tipo, de esos que no tocarías ni con un palo, porque le puede publicar la novela. A estas alturas ya te has leído medio texto.
Después, resulta que lucha con la tentación: Acostarse o no con su compañero de escritura.
Y ya está. La protagonista se llama Andrea igual que la autora del libro y juega con la sensación de que el "libro" pudiera ser autobiográfico. ¡Pero es que tiene cincuenta páginas! ¿Dónde está el libro?
Igual soy yo, que soy mala gente y no veo lo difícil que puede ser escribir un libro. Pero me encantaría saber si alguien más de ha preguntado lo mismo después de leer las "Cincuenta páginas de Andrea".